Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Oscar Alonso Peno

Nuestros armarios

 

Cuando uno busca una nueva casa o intenta sacar el mayor provecho a la que ya tiene, habla -entre otras cosas-  de armarios. A ser posible empotrados, enormes, con mucho maletero, muchos cajones, muchas puertas, muchas perchas, muchos huecos para el calzado y los complementos. En los armarios de nuestras casas guardamos de todo.

Me gusta en algunos encuentros formativos proponer una dinámica muy simple, aunque también muy reveladora. A los presentes les pido que en un papel en blanco anoten, lo más pormenorizadamente posible, toda la ropa y complementos que tienen en su armario, cómoda, mesilla, etc… Todo: camisetas, camisas, pantalones, faldas, chaquetas, sudaderas, ropa interior, calcetines, cinturones, pañuelos, calzado, ropa deportiva… todo.

El ejercicio en cuestión hay que dejarlo siempre a mitad. La mayoría, por no decir todas las personas que hacen esta dinámica, suelen repetir las mismas frases: “Uff, es imposible, no tengo ni idea de toda la ropa que tengo”. Algunos directamente te dicen que tienen tantas cosas que les resulta complicado empezar por algo en concreto.

La dinámica suele revelar que tenemos mucho más de lo que necesitamos, que no sabemos ni lo que tenemos, que acumulamos sin control alguno, que guardamos cosas que no usamos porque “es mejor tener que no tener”, que el “por si acaso” o el “es que esto tiene un valor sentimental” ocupa mucho en nuestros armarios.

Los seres humanos somos así. Nos gusta acumular. La vida, en teoría, debería ayudarnos a ir desapropiándonos poco a poco de casi todo. Pero nos resistimos. De hecho, uno de los índices que señalan lo que somos y lo que hemos trabajado es la cantidad de trastos que poseemos. Al final, uno ve a la gente mayor y… ¿qué es lo que tienen? Apenas unas fotos de su gente, tres cosillas sencillas para vestirse, una radio, un bastón y algún libro. Nada más.

Estos días sigo de cerca lo que sigue pasando en Lorca. Ya en los telediarios casi ni una noticia al respecto. Sabíamos que iba a ser así. Y me pregunto: ¿Cuánta ropa de la que tenemos en nuestras casas y trasteros podríamos regalar a esta gente que lo ha perdido prácticamente todo? ¿No podríamos movilizarnos para conseguir algo? Creo que nos sobran tantas cosas que estamos inmovilizados por ellas.

Hoy, cuando tengas unos minutos, abre las puertas de tu armario y toma conciencia de todo lo que tienes y no te hace falta, de todo lo que tienes y nunca vas a usar, de todo lo que tienes y que podría usar alguien que no tiene de nada.

Oscar Alonso



escrito el 24 de mayo de 2011 por en General


3 Comentarios en Nuestros armarios

  1. David | 26-05-2011 a las 6:14 | Denunciar Comentario
    1

    Es verdad, lo reconozco, nos gusta acumular y guardarlo todo, por lo de “si me hará falta un día de estos”.

  2. mercedespenogutierrez | 26-05-2011 a las 17:04 | Denunciar Comentario
    2

    Desde luego acumulamos ropa y ropa, enseres y demás cosas que no somos capaces en muchasw ocasiones de desacernos de ellas.

  3. Tobby | 27-05-2011 a las 13:23 | Denunciar Comentario
    3

    Realmente… Cuánto cuesta desprendernos de todo lo que tenemos y qué poco valoramos todo lo que tenemos.
    Mientras leía el arículo me imaginaba mi armario y la cantidad de cosas y cositas (innecesarias) que tengo.
    Una muy buena reflexión. Cuánto tenemos que aprender todavía!!!

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar