Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Oscar Alonso Peno

El alpinismo español por los suelos

 

La verdad es que vivimos en un país sin tregua. Pasamos del terremoto de Lorca y de sus efectos devastadores (de los que ya no tenemos noticia alguna), a las elecciones municipales; de las celebraciones del Barça a las concentraciones del 15M, de la crisis del pepino a llamar Alfredo a Pérez Rubalcaba. Es como un circo con las puertas abiertas.

Pues bien, para añadir un nuevo versículo a esta Biblia cotidiana los primeros espadas en el alpinismo español suben hoy a la palestra entre insultos, acusaciones, palabrotas… como si de dos chiquillos se tratara.

Si recordais, Edurne Pasaban se convirtió en la primera mujer en conquistar los 14 ochomiles no sin polémica, ya que la surcoreana Oh, Eun-Sun también reclamaba la distinción. Pero bueno, ahí quedó la cosa. Hoy mismo regresa a España tras fracasar en su gesta de subir al Everest sin oxígeno. Eso sí, el revuelo mediático que se ha montado y que nos acompañará unos días lo tiene asegurado. 

Ayer el alpinista Juanito Oiarzabal cargó contra Edurne Pasaban calificándola de “princesa del pueblo” y acusándola de “tocarse las pelotas” porque, según él, “se le ha ido la olla”… Oiarzabal denunciaba así que se hubiera vendido como el rescate del siglo una fotografía en la que el equipo de Pasaban le portaba en una camilla porque, al parecer, no le bajaron desde la cima como se había publicado sino que le atendieron durante una escasa media hora ya en la recta final del campamento base. Todo esto adornado con una cantidad sorprendente de palabrotas, con un tono penoso y poco digno de un deportista de élite.

¡Ménudo ejemplo para los jóvenes! ¡Menudos referentes deportivos! Su Federación debería tomar cartas en el asunto. No se puede tratar así a los compañeros de oficio. Hay cuestiones que hay que tratar personalmente, cara a cara, no delante de todos los medios de comunicación. Por supuesto, esta misma mañana se espera que Edurne, en cuanto baje del avión, protagonice (como ya se ha anunciado) una rueda de prensa. Esperemos que el tono sea otro y no se eche más leña al fuego.

Es evidente que subir hasta la más alta cima no siempre es sinónimo o compatible con haber conquistado la propia profundidad, con haber tenido tiempo para poder estructurarse por dentro, para poder conocer y reconocer las propias fortalezas y las propias debilidades. Es evidente que a estos dos, que al parecer ni se dirigían la palabra, les falta cuajo interior, acusan la falta de algunos valores fundamentales en todo ser humano y más, si cabe, en un buen deportista: humildad, trabajo en equipo, reconocimiento de los logros ajenos, etc.

Qué pena que aquellos que suben a las cimas más altas de la tierra parezca que no hayan bajado nunca a su propia intimidad, a sus propias vulnerabilidades, a sus propias Fosas Marianas. Estos dos han subido muy alto y como dice ese dicho popular, lo que ocurre cuando uno llega muy arriba es que si un día cae, cae a gran velocidad y el golpe es tremendo. A veces mortal.

Esperemos que esto no pase de una pelea de patio de colegio. Y que alguien les proponga un sano ejercicio de humildad, de reconocer al otro y de reconocerse a sí mismos con todas sus conquistas y fracasos. Y de pedirse perdón. Y de practicar algo más la compasión y la buena educación. Esas sí s0n cimas que merecen la pena conquistar.

Oscar Alonso



escrito el 3 de Junio de 2011 por en General


2 Comentarios en El alpinismo español por los suelos

  1. David | 03-06-2011 a las 15:21 | Denunciar Comentario
    1

    Solo decir que es lamentable para el alpinismo español. Como vamos tan sobrados de deportistas buenos de élite, nos permitimos el lujo de insultarnos a lo barriobajero

  2. mercedespenogutierrez | 03-06-2011 a las 18:02 | Denunciar Comentario
    2

    Hace dos o tres días cuando ví las imágenes en televisión, no podía creer lo que estaba escuchando, soeces y malsonantes improperios hacia una compañera de equipo que yo en mi ignorancia pensaba que era un deporte, el alpinismo y la montaña, en el cual las personas eran más sinceras y sobre todo buenos compañeros de equipo, que desilusión.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar