Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Oscar Alonso Peno

¡Cuánta violencia ¿contenida?!

Uno ve los telediarios o lee la prensa y no ve más que violencia. Violencia que se desata en muchos lugares, de muy diversas formas y con muchas consecuencias para la ciudadanía, los espacios públicos y todo lo que esté cerca de los sitios en los que estallan dichos comportamientos violentos.

Violencia en Siria, en Yemen, en Libia, en Grecia, en Chile, en EEUU… y ahora también en nuestra tierra: en Barcelona, en Valencia, en Madrid. ¿Qué ocurre?

Violencia por parte de los que se manifiestan contra los que se supone que representan a la soberanía popular, violencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad de los Estados, violencia contra las fuerzas y cuerpos de seguridad de los Estados, violencia en los campos de fútbol y en sus inmediaciones, en las noches de fiesta, violencia lingüística, violencia injustificada… indigna violencia.

Mucho indignado, lo cuál es entendible, justificable y loable. Demasiado indignado violento, lo cuál es inadmisible y sumamente reprobable.

Algo debe cambiar si no queremos que esta violencia se expanda y se convierta en algo habitual. Los políticos catalanes han visto cómo la turba les increpaba, les pegaba, les insultaba, les lanzaba todo tipo de objetos y alimentos… han pasado miedo. ¡Pánico! Uno se pregunta cómo es posible que haya podido ocurrir algo así. Y también cómo es que en el País Vasco los indignados oficiales o los indignos acoplados no han salido a la calle, ni se han plantao a la puerta de los ayuntamientos… ¡cuánta violencia encubierta, cuánta violencia que no permite ni expresarse en libertad!

¿Qué relación tiene todo esto con el movimiento 15 M? ¿Nada? ¿Quién dice qué es y qué no es del Movimiento? ¿Cómo separar ahora los violentos, los vagos y maleantes de aquellos que iniciaron el 15 M, aquel movimiento pacífico, dialogante y apolítico? Tenemos un panorama desolador.

Disturbios en Grecia, manifestaciones en pro de la enseñanza en Chile que acaban a golpes, a pedradas, a manguerazos… escenarios de guerras urbanas. Grandes y preocupantes disturbios. Se desata la violencia en miles de rincones del planeta. Algo, o mucho, está latente y parece que no aguanta ya más tiempo en ese estado de letargo. Necesitamos parar y pensar. Pensar y pacificar-nos. ¡Qué mundo estamos creando y dejando a las generaciones que lo heredarán! ¡Cuánta desigualdad, desconcierto, desolación, injusticia y miseria humana detrás de tanta violencia! ¿Para cuándo eso de que de las espadas se forjarán arados y de las lanzas podaderas? que dice el profeta Isaías.

Oscar Alonso



escrito el 16 de Junio de 2011 por en General


1 Comentario en ¡Cuánta violencia ¿contenida?!

  1. alicia peno | 19-06-2011 a las 20:09 | Denunciar Comentario
    1

    Vaya por delante, NO A NINGUN TIPO DE VIOLENCIA. Siempre he pensado que cualquier tipo de violencia genera más violencia.
    Hoy he presenciado “in situ” en la pza. de Neptuno la manifestación que había sido convocada y ha sido un ejemplo de orden y buen comportamiento. Jóvenes, incluso con sus hijos, gentes de todas las edades reclamando sus derechos y sobre todo ninguna actuación de la policía.
    Por favor, no generalicemos, hay nuchas personas que lo están pasando muy mal, simple y llanamente exigen sus DERECHOS.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar