Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Oscar Alonso Peno

El móvil… ese grillete tan sutil

Alguna vez leí en algún sitio que lo peor de ser esclavos no era tanto serlo si ya lo eras sino estar resignado y contento de serlo. Algo así nos ocurre en este mundo lleno de ataduras, visibles e invisibles. A medida que pasa el tiempo vamos madurando y paradójicamente lo mostramos (algunos hasta lo demuestran) enganchándonos a un sinfín de trastos que nos atan, atrapan, conectan (quieras o no)… aunque a ello lo llamemos modernidad, interconexión, red de redes, era digital. Al fin y al cabo esclavitud tecnológica (sin conocer, porque no quieren que se conozca, los tremendos efectos secundarios de estas pequeñas y grandiosas maquinitas llamadas móviles o celulares.

Sales de casa y si al llegar al coche no llevas el teléfono encima te ves obligado a volver a buscarlo. Como un día te dejes el móvil en casa a la vuelta te espera la bronca del siglo. Si quieres llamar a alguien, sea quien sea, como no lleves el móvil encima te es casi imposible recordar su número de teléfono porque jamás te lo aprendiste. Y así mil modernices más.

Me envía mi tía Alicia esta reflexión en torno a la BlackBerry que no tiene desperdicio. ¡Quién no lleva hoy una o varias BlackBerry encima! La verdad es que no tiene desperdicio.

¿Por qué se llama BlackBerry?

En la época de la esclavitud en los Estados Unidos, a los esclavos se les ataba una bola negra de hierro muy irregular (no era una bola perfecta), con una cadena y un grillete al pie, para que no escaparan de los campos de algodón.

Los amos llamaban a esa bola “BlackBerry” (grosella negra) porque se asemejaba a dicha fruta. Ahora a los empleados no se les puede amarrar una bola de hierro para que no escapen, en cambio, se les da un “Black Berry” y quedan inalámbricamente atados con ese grillete, que al igual que los esclavos, no pueden dejar de lado y que los tiene atados al trabajo todo el tiempo.

Gerentes, ejecutivos, directores y empleados en general tienen uno y cualquiera puede ver cómo están pegados a él todo el tiempo; en el baño, en el coche, en el cine, en la cena, al dormirse. No hay forma de escapar cuando llama el jefe o cuando les mandan correos.

No puedes decir que no te llegó ese correo o que no escuchaste esa llamada porque este teléfono chismoso te avisa si llamaron y no contestaste, si tienes mensajes por leer, si los leíste y si los demás abrieron tus correos, te marca citas, horarios, te despierta, se apaga solo, se enciende solo, y te permite pasar horas idiotizado en la red (otro eufemismo muy bonito, estamos atrapados en la red), mientras tu esposa, esposo, novia o novio y tus hijos y familia te reclaman porque no les prestas atención. Y ahí los ves, modernos ejecutivos algunos de los cuales se sienten muy importantes porque “el jefe” les dio su BlackBerry, sin comprender que fue para que no escaparan de los campos de trabajo.

¿Somos también nosotros pequeños esclavos de alguno de estos chismes? Quizás lo peor no es cuando te lo impone tu jefe o la empresa en la que trabajas… sino cuando se lo auto impone uno así mismo. Nacidos para conquistar la libertad y esclavos de nuestros propios grilletes tecnológicos. ¡Ojalá seamos capaces de  usarlos en su justa medida y no perder la libertad que nos significa como seres humanos!

Oscar Alonso



escrito el 16 de junio de 2011 por en General


3 Comentarios en El móvil… ese grillete tan sutil

  1. Tobby | 16-06-2011 a las 10:58 | Denunciar Comentario
    1

    La verdad es que hace unos días recibí el mail de la Black Berry y me hizo pensar un buen rato.

    Os adjunto un enlace que recibí ayer y me hizo reflexionar más todavía. http://www.wimp.com/disconnectconnect/, creo que no tiene desperdicio, pero tan sólo es una opinión personal.

    A ver si somos capaces (me incluyo) de darle importancia al diálogo oral en lugar de ser esclavos de nuestro móvil y no nos olvidamos de la persona que tenemos delante por atender un mensaje o un mail que nos acaba de llegar.

    Óscar, gracias por hacernos reflexionar cada día un poco más.

  2. David | 17-06-2011 a las 6:45 | Denunciar Comentario
    2

    Es verdad q

  3. David | 17-06-2011 a las 6:48 | Denunciar Comentario
    3

    Es verdad que estamos un poco atados al móvil. Ya no sabemos hacer nada si no llevamos el móvil encima. Y mas aún cuando el móvil lleva de todo, internet, correo,…Y encima las compañias nos premian con puntos para que todos los años cambiemos de móvil por uno con mejores prestaciones

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar