Aprender a Pensar

Repensar la Educación

SOMOS, LUEGO EXISTO

Oscar Alonso Peno

Hoy, sábado día 8, Tarde solidaria por Guate

escrito el 8 de octubre de 2011 por en General

Hoy, día 8 de octubre celebramos  la Tarde Solidaria por las escuelas de Guatemala y El Salvador en el salón de actos del Colegio Mayor Ntra. Sra. Del Pino, situado en la calle san Francisco de Sales, 13 (Madrid).  No os quedéis en casa… disfrutaremos de una tarde variada en la que habrá una presentación de la realidad escolar guatemalteca y salvadoreña, la actuación del cantautor Luis Guitarra, la actuación de Jana y Auri, dos profesionales de la música gallega, el humor de José Manuel Pulido, actor teatral y monologuista incipiente, entre otras actuaciones.

La entrada se realizará por la Calle Gaztambide, 91. si vais en coche, toda esta zona es zona azul y verde pero como es sábado por la tarde no hay que pagar por dejar el coche en la calle. En la misma puerta también se podrán adquirir las entradas (donativo de 3 euros). Os recordamos que todo lo que se recaude (entradas, artesanía, bebidas y comida típica) irá destinado a los Proyectos que presentaremos al inicio de la tarde.

De nuevo, os pedimos que paséis la voz, que “contagiéis” a otros el deseo de pasar una tarde agradable y solidaria. Dicen que somos lo que hacemos. Seamos solidarios. Hagamos posible con nuestra presencia que cientos de niños, niñas y educadores puedan soñar con un horizonte educativo digno y esperanzador.

¡Os esperamos! Muchas gracias por adelantado por vuestro interés y solidaridad. Nos vemos a las 18h en la Tarde Solidaria. ¡Pasad la voz! Un fuerte abrazo.

En solidaridad con Guatemala y El Salvador, Hna. Miriam Zapeta (Delegada General Misiones), Mar Garrote, Oscar Alonso


seguir leyendo...

¡Cuánta violencia ¿contenida?!

escrito el 16 de junio de 2011 por en General

Uno ve los telediarios o lee la prensa y no ve más que violencia. Violencia que se desata en muchos lugares, de muy diversas formas y con muchas consecuencias para la ciudadanía, los espacios públicos y todo lo que esté cerca de los sitios en los que estallan dichos comportamientos violentos.

Violencia en Siria, en Yemen, en Libia, en Grecia, en Chile, en EEUU… y ahora también en nuestra tierra: en Barcelona, en Valencia, en Madrid. ¿Qué ocurre?

Violencia por parte de los que se manifiestan contra los que se supone que representan a la soberanía popular, violencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad de los Estados, violencia contra las fuerzas y cuerpos de seguridad de los Estados, violencia en los campos de fútbol y en sus inmediaciones, en las noches de fiesta, violencia lingüística, violencia injustificada… indigna violencia.

Mucho indignado, lo cuál es entendible, justificable y loable. Demasiado indignado violento, lo cuál es inadmisible y sumamente reprobable.

Algo debe cambiar si no queremos que esta violencia se expanda y se convierta en algo habitual. Los políticos catalanes han visto cómo la turba les increpaba, les pegaba, les insultaba, les lanzaba todo tipo de objetos y alimentos… han pasado miedo. ¡Pánico! Uno se pregunta cómo es posible que haya podido ocurrir algo así. Y también cómo es que en el País Vasco los indignados oficiales o los indignos acoplados no han salido a la calle, ni se han plantao a la puerta de los ayuntamientos… ¡cuánta violencia encubierta, cuánta violencia que no permite ni expresarse en libertad!

¿Qué relación tiene todo esto con el movimiento 15 M? ¿Nada? ¿Quién dice qué es y qué no es del Movimiento? ¿Cómo separar ahora los violentos, los vagos y maleantes de aquellos que iniciaron el 15 M, aquel movimiento pacífico, dialogante y apolítico? Tenemos un panorama desolador.

Disturbios en Grecia, manifestaciones en pro de la enseñanza en Chile que acaban a golpes, a pedradas, a manguerazos… escenarios de guerras urbanas. Grandes y preocupantes disturbios. Se desata la violencia en miles de rincones del planeta. Algo, o mucho, está latente y parece que no aguanta ya más tiempo en ese estado de letargo. Necesitamos parar y pensar. Pensar y pacificar-nos. ¡Qué mundo estamos creando y dejando a las generaciones que lo heredarán! ¡Cuánta desigualdad, desconcierto, desolación, injusticia y miseria humana detrás de tanta violencia! ¿Para cuándo eso de que de las espadas se forjarán arados y de las lanzas podaderas? que dice el profeta Isaías.

Oscar Alonso


seguir leyendo...

El móvil… ese grillete tan sutil

escrito el 16 de junio de 2011 por en General

Alguna vez leí en algún sitio que lo peor de ser esclavos no era tanto serlo si ya lo eras sino estar resignado y contento de serlo. Algo así nos ocurre en este mundo lleno de ataduras, visibles e invisibles. A medida que pasa el tiempo vamos madurando y paradójicamente lo mostramos (algunos hasta lo demuestran) enganchándonos a un sinfín de trastos que nos atan, atrapan, conectan (quieras o no)… aunque a ello lo llamemos modernidad, interconexión, red de redes, era digital. Al fin y al cabo esclavitud tecnológica (sin conocer, porque no quieren que se conozca, los tremendos efectos secundarios de estas pequeñas y grandiosas maquinitas llamadas móviles o celulares.

Sales de casa y si al llegar al coche no llevas el teléfono encima te ves obligado a volver a buscarlo. Como un día te dejes el móvil en casa a la vuelta te espera la bronca del siglo. Si quieres llamar a alguien, sea quien sea, como no lleves el móvil encima te es casi imposible recordar su número de teléfono porque jamás te lo aprendiste. Y así mil modernices más.

Me envía mi tía Alicia esta reflexión en torno a la BlackBerry que no tiene desperdicio. ¡Quién no lleva hoy una o varias BlackBerry encima! La verdad es que no tiene desperdicio.

¿Por qué se llama BlackBerry?

En la época de la esclavitud en los Estados Unidos, a los esclavos se les ataba una bola negra de hierro muy irregular (no era una bola perfecta), con una cadena y un grillete al pie, para que no escaparan de los campos de algodón.

Los amos llamaban a esa bola “BlackBerry” (grosella negra) porque se asemejaba a dicha fruta. Ahora a los empleados no se les puede amarrar una bola de hierro para que no escapen, en cambio, se les da un “Black Berry” y quedan inalámbricamente atados con ese grillete, que al igual que los esclavos, no pueden dejar de lado y que los tiene atados al trabajo todo el tiempo.

Gerentes, ejecutivos, directores y empleados en general tienen uno y cualquiera puede ver cómo están pegados a él todo el tiempo; en el baño, en el coche, en el cine, en la cena, al dormirse. No hay forma de escapar cuando llama el jefe o cuando les mandan correos.

No puedes decir que no te llegó ese correo o que no escuchaste esa llamada porque este teléfono chismoso te avisa si llamaron y no contestaste, si tienes mensajes por leer, si los leíste y si los demás abrieron tus correos, te marca citas, horarios, te despierta, se apaga solo, se enciende solo, y te permite pasar horas idiotizado en la red (otro eufemismo muy bonito, estamos atrapados en la red), mientras tu esposa, esposo, novia o novio y tus hijos y familia te reclaman porque no les prestas atención. Y ahí los ves, modernos ejecutivos algunos de los cuales se sienten muy importantes porque “el jefe” les dio su BlackBerry, sin comprender que fue para que no escaparan de los campos de trabajo.

¿Somos también nosotros pequeños esclavos de alguno de estos chismes? Quizás lo peor no es cuando te lo impone tu jefe o la empresa en la que trabajas… sino cuando se lo auto impone uno así mismo. Nacidos para conquistar la libertad y esclavos de nuestros propios grilletes tecnológicos. ¡Ojalá seamos capaces de  usarlos en su justa medida y no perder la libertad que nos significa como seres humanos!

Oscar Alonso


seguir leyendo...

Final de curso… tiempo de siembra

escrito el 15 de junio de 2011 por en General

Poco a poco -demasiado poco a poco, dirán algunos- se acerca el final de curso. El mes de mayo y este mes de junio se convierte en una cuesta arriba para todos: para alumnos pero también para el personal docente y no docente de nuestras escuelas. Además de corregir exámenes, hacer repescas y preparar lo que queremos que hagan en verano para que en septiembre no regresen a la escuela reseteados, el final de curso es tiempo no sólo de calificar (a fin de cuentas ¡qué calificación es la justa!) sino de evaluar. De evaluar y sembrar.

El final de curso nos coge a todos agotados. Ahora, además, es cuando algunas personas nos recuerdan con humor, con cierta ligereza y total desconocimiento que qué suerte tenemos, que ahora sólo tenemos tres meses de vacaciones (¡no sé de dónde se sacarán tantos días!). En fin… 10 minutos en un aula les bastaría para retirar de su mente esa idea tan alejada de la realidad.

Dar clase hoy, ser educador no sólo instructor o enseñante, es tarea harto complicada. Vocacionalmente retadora y rejuvenecedora, pero que comporta un desgaste y un cansancio nada despreciables.

Por eso me gusta decir que el final de curso es tiempo de evaluación, sí, pero sobre todo de agradecimiento y de siembra. Estos últimos días de curso, además de las interminables sesiones de evaluación, nos toca programar el próximo curso, dibujar un horizonte y agradecer todo cuanto se ha vivido en la escuela… todo. Pero no sólo agradecerlo sino celebrarlo.

Sería estupendo que en todas las escuelas, tanto el cuerpo docente como el personal de administración y servicios pudieran compartir una jornada o una comida o cena, en la que se celebrara, en otro ambiente, el curso que en unos días cerraremos. Los educadores y todo el resto del personal que trabaja en la escuela necesitamos formación, acompañamiento, diálogo, apoyo, recursos… pero también celebrar nuestra tarea educativa, dar gracias a Dios por este curso y preparar el terreno para cuando regresemos en septiembre.

Final de junio… tiempo de siembra. No dejemos pasar la oportunidad de celebrar juntos este curso escolar. Hagamos nuestras las palabras de Pablo a los cristianos de la comunidad de Tesalónica: “Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Jesús, quiere de vosotros. No extingáis el Espíritu; no despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno”.

Feliz final de curso.                                                                                                                                                              Feliz fiesta del agradecimiento y de la siembra.

Oscar Alonso


seguir leyendo...

25 lemas para una revolución

escrito el 10 de junio de 2011 por en General

 

Os dejo esta selección de algunos lemas surgidos de las protestas que se iniciaron el 15M, que más han llamado la atención a los ciudadanos. ¿Qué nos dicen a los creyentes estos gritos de justicia, de ir contracorriente, de posibilitar la vida digna de todos, de encontrar un modo de convivencia en el que sea posible vivir sin miedo (a quedarse sin trabajo, a no llegar a fin de mes, a que te den palos por pedir justicia…) y con más justicia para todos? ¿Qué nos dicen a los creyentes los millones de familias que están sufriendo las consecuencias del paro desmedido? ¿Cuándo celebraremos las Jornadas Mundiales por la Justicia?

1. “No somos antisistema, el sistema es anti-nosotros”.

2. “Me sobra mes a final de sueldo”.

3. “No hay pan para tanto chorizo”.

4. “¿Dónde está la izquierda? al fondo, de la derecha”.

5. “Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”.

6. “Se alquila esclavo económico”.

7. “Se puede acampar para ver a Justin Bieber pero no para defender nuestros derechos”.

8. “Error 404: Democracia not found”.

9. “Error de sistema. Reinicie, por favor”.

10. “Esto no es una cuestión de izquierda contra derechas, es de los de abajo contra los de arriba”.

11. “Vivimos en un país donde licenciados están en paro, el presidente de nuestro gobierno no sabe inglés…y la oposición tampoco”.

12. “Mis sueños no caben en tus urnas”.

13. “Políticos: somos vuestros jefes y os estamos haciendo un ERE”.

14. “Nos mean y dicen que llueve! “.

15. “No falta el dinero. Sobran ladrones”.

16. “¿Qué tal os va por España”?- Pues no nos podemos quejar. O sea, que bien ¿no?- no, que no nos podemos quejar”.

17. “No es una crisis, es una estafa”.

18. “No apagues la televisión… Podrías pensar”.

19. “!!Tengo una carrera y como mortadela!!”.

20. “Manos arriba, esto es un contrato”.

21. “Ni cara A, ni cara B, queremos cambiar de disco”.

22. “Rebeldes sin casa”.

23. “Democracia, me gustas porque estás como ausente”.

24. “Nosotros buscamos razones, ellos victorias”.

25. “Cuando los de abajo se mueven, los de arriba se tambalean”.

“La fuerza de su pasión por la justicia y la verdad a riesgo de su vida y en perfecta conciencia, sugiere que no era el ego el que empujaba el carro en ultimidad, sino la fuerza que brotaba de su esencia, el misterio más grande que enfrentamos los seres humanos. Y en este buscar y tratar de develar la realidad, y entre esas realidades la realidad última del ser humano, se nos aparece en el fondo, en última instancia, la esencia de la persona, de dónde emanan estos valores que guían y que trascienden a los egos, a las motivaciones psicológicas o biológicas o sociológicas o histórica y que conducen a la humanidad por caminos inesperados y son la fuente de nuestra esperanza” (Sobre la figura de Ignacio Ellacuría, Sj).

 Oscar Alonso


seguir leyendo...

Cuando la no-verdad escandaliza

escrito el 9 de junio de 2011 por en General

Según hemos sabido estos días mediante la información ofrecida por Europa Press, al parecer este verano en España va a suceder algo que no ocurre desde que el Edén dejara de serlo, o mejor, dejara de estar habitado como debiera: Las famosas y ya empalagosas Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), eso que aparece al pie de los anuncios de El Corte Inglés, del Banco Santander y de alguna otra gran empresa de las que se caracterizan por su “transparencia, su altruismo y su buen hacer para con sus empleados y clientes” (ja!).

Y ese hecho extraordinario que va a tener lugar en Madrid y que no conoce precedente alguno es que estas JMJ no van a costar, palabras textuales de los que manejan el co-tarro, “ni un euro” a los contribuyentes. ¿Cómo es posible mentir tanto y de modo tan descarado e insultante? ¿Por qué se empeñan en hacernos pasar por el colador sin necesidad alguna? ¿Por qué hay que dar explicaciones si las cosas son tan gratuitas, claras y buenas para todos?

Claro: junto a esa noticia, que falta a la verdad y que viniendo de donde viene es una verdadera incoherencia, se añade que las JMJ “supondrán una inyección de al menos cien millones de euros para España”, según ha asegurado el director financiero de la JMJ, Fernando Giménez Barriocanal, que seguramente estará trabajando por amor al arte, o al Papa o cobrando de las multinacionales más sangrantes que patrocinarán el evento en cuestión.

Además, para añadir más datos que sostengan este disparate, los responsables indican que no saben el número de peregrinos que asistirán al evento, pero que “va a costar unos 50 millones de euros –sin contar la manutención–, pero ha aclarado que ni uno de esos euros provendrá de las arcas públicas”. Preocupante, y mucho, lo de “unos 50 millones” ¡qué exactitud, cuánta diplomacia! Preocupante también esa rotundidad de que “ni uno de esos euros provendrá de las arcas públicas”. Pero, ¿es que se han pensado que somos todos idiotas? ¿De dónde va a salir entonces el dineral que va a costar este montaje? (alejadísimo de esos 50 millones de euros, por supuesto)? ¿De dónde obtiene la Iglesia española su dinero? Parece que de memoria andan mal. Muy mal.

Recuerdo este verano pasado en El Salvador cuando Jon Sobrino se mostraba tremendamente decepcionado, dolido y escandalizado al ver en el telediario español cómo Rouco Varela, junto con todo ese séquito que lo acompañaba (y que espera heredar algo de este “servicio desinteresado” al servidor número uno) se presentaban ante Benedicto XVI junto con algunos de los banqueros y empresarios que van a patrocinar las JMJ. Decía Jon, una y otra vez: “Eso es traicionar a Jesús. Ir con los más ricos de este mundo a decirle al papa que parte de su fortuna la ponen al servicio de este evento, eso es una traición a Jesús”.

En fin… ¡cuánta incoherencia y cuánta mentira en nombre de…! Y Jesús, en todo esto, no aparece por ningún sitio. Qué pena y qué escándalo para creyentes y no creyentes. Si el reto es volver a Jesús, parece que habrá que ir buscando la dirección correcta. Este no parece ser, con el evangelio en mano, el camino más adecuado. Cada cuál haga su propia reflexión.

Oscar Alonso


seguir leyendo...

Civilización de la sobriedad compartida

escrito el 8 de junio de 2011 por en General

Cuanto menos es sorprendente el silencio de los obispos españoles ante el movimiento del 15-M. En otros temas relacionados con la política saltan como si tuvieran un resorte. Por eso os ofrecemos esta reflexión de uno de los principales teólogos de la iglesia española.

Bravo muchachos. Ya me sorprendía que no acabarais saltando un día. Pero todo tiene sus ritmos, y la indignación social también. No comparto eso de democracia real “ya”, porque tardará bastante. Pero agradezco vuestra proclama de que nuestra democracia es profundamente irreal, casi sólo virtual. Quienes os critican desde sus butacas dicen que “no proponéis soluciones”, sin darse cuenta de que estáis haciendo un diagnóstico muy exacto. Y que, como pasó con el sida o con el cáncer, sólo cuando se tiene el diagnóstico podemos comenzar a buscar el remedio o la vacuna.

Habéis comprendido en vuestras carnes que este capitalismo global es incompatible con la democracia y que, de seguir por él, nos encaminamos no sólo a crisis sucesivas, a niveles masivos de paro y a generaciones perdidas como la vuestra, sino a una forma de fascismo permisivo.Nuestra democracia es irreal porque no puede haber auténtica democracia política sin democracia económica y, en el campo económico, vivimos bajo la dictadura de “los mercados”.

Soy de los que creen que mejorarán algo las cosas cuando gobierne el PP: pero no porque tenga un mejor programa económico (demasiado tiempo llevamos viendo que no tiene ninguno), sino porque entonces los poderes económicos aflojarán, los grifos financieros abrirán un poco la mano del crédito, y aceptarán correr algún riesgo a cambio de asegurar un gobierno perpetuo de la derecha. Luego, tras los primeros éxitos aparentes en las cifras de paro y de crecimiento, ya se encargarán de imponer sucesivos pasos hacia el desmonte del estado del bienestar: privatizaciones de la salud y demás bocados apetitosos. Y entonces será la hora del palo.

Supongo que conocéis un escrito ejemplar de Julio Anguita renunciando a su pensión como ex-diputado porque “con la pensión como maestro ya se puede vivir suficientemente”. Carta que, a su tiempo, compararon algunos con los emolumentos que Aznar o Felipe González añaden a sus “modestas” pensiones de ex-presidentes. Y que a otros les mereció el comentario de que Anguita será un buen hombre “pero desfasado”. Sin percibir que diciendo eso echaban piedras a su propio tejado: porque reconocían que la honradez es algo desfasado en un sistema como el nuestro.

Como lo muestra la presencia de corruptos en todas las listas y que los partidos no reaccionen eliminándolos sino pretendiendo que los otros tienen más.

Como lo demuestra la obscena negativa a reformar una ley electoral que les asegura la poltrona por muy enemigos que parezcan entre sí. Como lo demuestra también el bueno de E. Abidal que, tras una experiencia en que vio la muerte de cerca, comprende que en la vida hay cosas más humanas y más importantes que el dinero y vende sus coches para dar limosnas a enfermos y hospitales; pero no se da cuenta de que de este modo no hace más que agravar la crisis porque si todos hacen lo mismo, baja la venta de coches y nuestra economía no remonta. Que nuestro sistema sólo puede funcionar malgastando; y sólo sabe producir mucho a base de repartir muy poco.

Por eso vosotros habéis dicho muy bien que no sois anti-sistema sino alter-sistema. Mucho más cuando hemos visto cómo, pasado el primer terror que despertó la crisis, no se ha cumplido absolutamente nada de aquello de “refundar el capitalismo” que prometieron cuando les embargaba el pánico: ni supresión de paraísos fiscales, ni tasa Tobin… “¡Es que son cosas muy difíciles!”. Como si no fuera más difícil aún combatir al Sida cuando estalló y ni sabíamos lo que era. Pero claro: el sida podría afectarles también a ellos. Ahí tenéis al señor DSK y al FMI que levantan un escándalo por una (supuesta o real) violación de una camarera, cuando llevan años violando poblaciones enteras de países pobres sin escándalo de nadie.

Tengo suficientes años como para que estas palabras cobren cierto carácter de testamento. Permitidme pues sugerir algunos horizontes para vuestro trabajo futuro. En primer lugar, no aceptéis la palabra de nadie que no haya visto y palpado la crisis de cerca: que no conozca esos rostros tristes de niños hambrientos, ni la desesperación de las madres cuando oyen llorar de hambre al niño; que no haya visto la mirada baja del señor en paro crónico que no se atreve ni a levantar la vista porque se culpabiliza él de lo que pasa a su familia; a nadie que no haya puesto los pies con cierta asiduidad en lugares como la Mina de Barcelona, la Cañada real de Madrid y otros semejantes.

En segundo lugar dos consejos del Nuevo Testamento (al que no creo que conozcáis mucho, pero eso ahora importa menos): “La raíz de todos los males es la pasión por el dinero” (1 Tim 6,10): sabia constatación hecha hace veinte siglos y mucho más valiosa en la actual estructura económica. A esa observación añadía san Pablo que debéis “trabajar vuestra liberación con temor y temblor”: porque vais a tener no sólo muchos enemigos sino inevitables problemas o divisiones entre vosotros, y las típicas tentaciones de incoherencia propias de nuestra pasta humana. Pero sabéis ya que la única posible solución de nuestro mundo es lo que el mártir Ignacio Ellacuría llamaba “una civilización de la sobriedad compartida”. Porque por el camino que vamos se incuba un doble terrorismo (político y ecológico) que un día acabará con nosotros.

Gracias, ánimo y mucha paciencia.

Por José Ignacio González Faus


seguir leyendo...

El alpinismo español por los suelos

escrito el 3 de junio de 2011 por en General

 

La verdad es que vivimos en un país sin tregua. Pasamos del terremoto de Lorca y de sus efectos devastadores (de los que ya no tenemos noticia alguna), a las elecciones municipales; de las celebraciones del Barça a las concentraciones del 15M, de la crisis del pepino a llamar Alfredo a Pérez Rubalcaba. Es como un circo con las puertas abiertas.

Pues bien, para añadir un nuevo versículo a esta Biblia cotidiana los primeros espadas en el alpinismo español suben hoy a la palestra entre insultos, acusaciones, palabrotas… como si de dos chiquillos se tratara.

Si recordais, Edurne Pasaban se convirtió en la primera mujer en conquistar los 14 ochomiles no sin polémica, ya que la surcoreana Oh, Eun-Sun también reclamaba la distinción. Pero bueno, ahí quedó la cosa. Hoy mismo regresa a España tras fracasar en su gesta de subir al Everest sin oxígeno. Eso sí, el revuelo mediático que se ha montado y que nos acompañará unos días lo tiene asegurado. 

Ayer el alpinista Juanito Oiarzabal cargó contra Edurne Pasaban calificándola de “princesa del pueblo” y acusándola de “tocarse las pelotas” porque, según él, “se le ha ido la olla”… Oiarzabal denunciaba así que se hubiera vendido como el rescate del siglo una fotografía en la que el equipo de Pasaban le portaba en una camilla porque, al parecer, no le bajaron desde la cima como se había publicado sino que le atendieron durante una escasa media hora ya en la recta final del campamento base. Todo esto adornado con una cantidad sorprendente de palabrotas, con un tono penoso y poco digno de un deportista de élite.

¡Ménudo ejemplo para los jóvenes! ¡Menudos referentes deportivos! Su Federación debería tomar cartas en el asunto. No se puede tratar así a los compañeros de oficio. Hay cuestiones que hay que tratar personalmente, cara a cara, no delante de todos los medios de comunicación. Por supuesto, esta misma mañana se espera que Edurne, en cuanto baje del avión, protagonice (como ya se ha anunciado) una rueda de prensa. Esperemos que el tono sea otro y no se eche más leña al fuego.

Es evidente que subir hasta la más alta cima no siempre es sinónimo o compatible con haber conquistado la propia profundidad, con haber tenido tiempo para poder estructurarse por dentro, para poder conocer y reconocer las propias fortalezas y las propias debilidades. Es evidente que a estos dos, que al parecer ni se dirigían la palabra, les falta cuajo interior, acusan la falta de algunos valores fundamentales en todo ser humano y más, si cabe, en un buen deportista: humildad, trabajo en equipo, reconocimiento de los logros ajenos, etc.

Qué pena que aquellos que suben a las cimas más altas de la tierra parezca que no hayan bajado nunca a su propia intimidad, a sus propias vulnerabilidades, a sus propias Fosas Marianas. Estos dos han subido muy alto y como dice ese dicho popular, lo que ocurre cuando uno llega muy arriba es que si un día cae, cae a gran velocidad y el golpe es tremendo. A veces mortal.

Esperemos que esto no pase de una pelea de patio de colegio. Y que alguien les proponga un sano ejercicio de humildad, de reconocer al otro y de reconocerse a sí mismos con todas sus conquistas y fracasos. Y de pedirse perdón. Y de practicar algo más la compasión y la buena educación. Esas sí s0n cimas que merecen la pena conquistar.

Oscar Alonso


seguir leyendo...

¡Indignación!

escrito el 1 de junio de 2011 por en General

Os presento en la entrada de hoy una reflexión del Misionero Claretiano José Cristo Rey García Paredes, Doctor en Teología y catedrático de Teología de la Vida Consagrada, profesor y escritor prolífico, que me ha pasado mi amiga Pilar. No tiene desperdicio.

En este mundo nuestro en el que abunda cada vez más la sumisión, la resignación, la generalización, la globalización, la migración, la no compasión… es casi un placer escuchar la palabra ¡Indignación! Cosas de la vida: tenemos que escuchar más a los demás; tenemos que ponernos en el pellejo de otros; tenemos que practicar la compasión que restituye dignidades y capacita para la vida plena… Os dejo estas líneas ¡Disfrutadlas!

 ¡Indignación! He aquí una palabra que no es políticamente correcta, en la sociedad y también en la Iglesia. Se nos ha enseñado a dejar de lado todo tipo de indignación. Se nos ha pedido en no pocas ocasiones, la resignación y la obediencia. Pero ¿indignarse? Sin embargo, nuestra tradición cristiana ha contado con la indignación en no pocas ocasiones: la indignación de Moisés, la indignación del pueblo, la indignación de los profetas, la indignación del mismo Jesús en el Templo, y del mismo Dios cuando su pueblo es infiel a la Alianza. Hoy tenemos gente antisistema que manifiesta su indignación. La profecía laica de los contestatarios nos trae mensajes que deberíamos escuchar. La indignación ha entrado en una guerra de interpretaciones: unos creen que se debe a A y otros que se debe a B. Pero ¿quién sabe si en lo que hay detrás-detrás… hay algo que viene del Espíritu?

El fenómeno

El fenómeno político al que, en estos días estamos asistiendo, merece una reflexión y no debe ser inmediatamente desechado. Se trata de la “manifestación de indignados” que reúne a varios miles de personas en toda España: intentan representan a miles de “desempleados, mal remunerados, subcontratados en precario, hipotecados” a jóvenes y mayores antisistema. Exigen ”un cambio de rumbo y un futuro digno” y protestan contra las “reformas antisociales” que solo benefician a los poderosos; se niegan a ser ”mercancía en manos de políticos o de banqueros”.

La gran convocatoria se hace a través de las “redes sociales” en internet. Es decir, utilizan las posibilidades de las nuevas tecnologías para la inter-comunicacion y movilización. Ahora han decidido aparecer públicamente en las calles y plazas. Donde se renuncia a los controles internos y se defiende una democracia real, es fácil que se hagan presentes grupos o personas que con su conducta niegan aquella democracia que defienden y traten de utilizar esta plataforma para reconducir todo a sus propios intereses partidistas, excluyendo a los que no comparten su visión. Los indignados constituyen un grupo completo e inter-: “Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos. Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros…”.

La “indignación”

He aquí una palabra llena de significación: in-digno es aquello a lo que no se le reconoce su dignidad. In-dignado es aquel ser humano que se siente despreciado, marginado, desplazado, desatendido… La indignación surge cuando uno toma conciencia de su dignidad y constata cómo esa dignidad es pisoteada, despreciada, dejada de lado. Indignarse es una auténtica reacción ética. Es una señal de alarma que indica la inhumanidad de algo que está aconteciendo. La indignación tiene mucho que ver con la “ira de Dios” de la que tanto nos habla la Biblia: cuando Dios no ve respetado su honor, su dignidad, Dios se indigna. Dios quiere que sea santificado su nombre. Lo mismo ocurre al ser humano cuando no son reconocidos sus derechos y cuando se siente tratado como “mercancía”. En la medida en que crezcamos en conciencia de nuestra dignidad como seres humanos, como imágenes y semejanzas de Dios, en esa misma medida nuestra indignación crecerá ante los desprecios de la dignidad humana en otros o en nosotros. Las nuevas tecnologías nos están permitiendo crear redes sociales a través de las cuales podemos expresar nuestra indignación y unirnos a otros que expresan la suya. Las redes se están convirtiendo en amenazas a sistemas que se creían demasiado protegidos contra toda forma de desacuerdo o crítica. Las redes son medios de comunicación todavía no demasiado controlados que pueden hacer surgir inquietudes, alternativas.

Antisistema y nuevo paradigma

Cuando la indignación crece y surge desde diversos frentes algo quiere decir que la sociedad o la iglesia requieren un cambio a fondo. La teoría social nos habla de épocas en las cuales surge un nuevo paradigma, un nuevo esquema para entender la realidad. Ser antisistema es el primer paso para declarar al sistema imperante obsoleto e incapaz de servir a la sociedad. Los antisistema no creen en los partidos políticos, en las reparticiones del poder, en los sistemas económicos imperantes, en la cultura que a través de ellos se transmite.

La misma contestación antisistema contiene probablemente los gérmenes de un nuevo paradigma que se irá poco a poco estableciendo. Comienza así la jubilación de la progresía congelada y del tradicionalismo obstinado. Se quieren abrir pasos nuevas generaciones, minoritarias en sociedades envejecidas, que traen el frescor del Espíritu a la sociedad y a la Iglesia. Hay que ser sabios para entender que hay que dar paso a lo nuevo, a lo joven, a las ideas que hasta ahora no se han puesto en práctica, a los sueños que todavía no se han hecho realidad. Podemos pedirle a ese personaje simbólico que llamamos “policía” que disperse toda manifestación de indignados, pero de poco servirá. Hoy existen redes que transmiten la indignación, que dan voz a los sin voz, que hasta ahora superan todos los controles.

Crisis de liderazgo

He visitado la puerta del Sol. Al contemplar a quienes allí están reunidos, acampados, evoqué el espectáculo de miles de personas en torno a Jesús en el desierto que estaban como “ovejas sin pastor”. Hay en nuestra sociedad un anhelo muy profundo de un nuevo tipo de liderazgo, de gobernanza. Necesitamos otro tipo de gobierno. Y yo me pregunto si no será el mismo Dios quien se expresa a través de tanta indignación como puebla el planeta, si no será el mismo Espíritu el que empuja nuestra historia para que emerja un nuevo paradigma, un sistema más dignificador, porque él nos creó a todos con una dignidad inmensa: “lo hiciste poco interior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad”.


seguir leyendo...

Feria del Libro 2011 en Madrid

escrito el 28 de mayo de 2011 por en General

A finales del mes de mayo, como desde hace 70 años, en el Paseo de Coches del Parque de El Retiro algo cambia, se llena de páginas escritas, de historias reales o ficticias, de lectores y curiosos, de curiosos lectores que van en busca de lo último que se ha escrito o de lo escrito hace mucho. En Madrid ha comenzado ayer viernes la Feria del Libro.

Como todos los años esta inauguración ha venido acompañada por el agua. Aunque hoy sábado ha amanecido un día espectacular para darse un paseo por El Retiro y disfrutar de todo tipo de publicaciones para todas las edades, gustos y bolsillos.

Esta 70ª edición de la Feria del Libro de Madrid se celebra del 27 de mayo al 12 de junio. Este año hay un total de 349 casetas de 292 editoriales, 117 librerías, 11 distribuidores y 27 organismos oficiales.

El horario es de lunes a viernes de 11 a 14h y de 18 a 21,30 horas. Los sábados y domingos de 10,30 a 14,30h y de 17 a 21,30 horas.

En plena crisis de casi todo, también en la venta de libros y sin poder aún conocer el alcance de la llamada “amenaza digital” de los eBooks que cada día atrapan a más lectores, los libreros y editores afrontan estos 17 días con la esperanza de recuperar la caída de ventas. En esta edición, igual que sucediera el año pasado, también estarán presentes los libros electrónicos llamados a convivir, que no a suprimir, cada día más a los libros de toda la vida. Lo que cambia es el formato y el soporte, no el valor de la literatura que contienen.

Este año el país invitado es Alemania, así que habrá numerosos autores alemanes en la Feria como Clemens Meyer, Volker Braun, Kathrin Schmidt, David Safier, Christian Schünemann, Volker Kutscher y Hans Magnus Enzensberger.

Ayer su Alteza Real la Infanta doña Elena inauguró esta 70ª edición de la Feria del Libro de Madrid acompañada de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, el ministro adjunto de Asuntos Exteriores en Alemania, Werner Hoyer, el embajador de la República Federal de Alemania en el Reino de España, Reinhold Silberberb, la viceconsejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, entre otros.

Os invito a que visitéis la feria del Libro y os dejéis atrapar por la magia que la envuelve. Entre semana el ambiente es más tranquilo, pero el fin de semana anima el ver a tanta gente, de toda edad y procedencia, en busca del libro perfecto para este verano o de la lectura idónea para uno mismo o para alguien conocido. Animaos ¡merece la pena!

 Oscar Alonso


seguir leyendo...

Aprender a Pensar